sábado, 30 de enero de 2010

Decálogo para formar a un delincuente


1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. De esta manera crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que llegue a la mayoría de edad para que pueda decidir él con libertad.
3. Cuando diga palabrotas, ríeselas. Esto le animará a hacer cosas más graciosas.
4. No le regañe ni le diga cuando hace una cosa mal. Podría crearle complejos de culpabilidad.
5. Recoja todo lo que deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes … Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6. Déjale leer todo lo que caiga en sus manos. Vigile que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no que su mente se llene de basura.
7. Pelee a menudo con su pareja en presencia del niño, así a él no le hará demasiado daño el día que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8. Dale todo el dinero que quiera gastar. No sea caso que sospeche que para obtenerlos hay que trabajar.
9. Colme todos sus deseos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que le quieren fastidiar de verdad.

* Reflexiones de un juez de menores, Emilio Calatayud. Ed. Dauro

2 comentarios:

  1. Lo curioso de estas reflexiones del juez es que una parte son actos privados (en la familia) pero en otra interviene la sociedad (gobiernos, escuelas...) quizás por eso el juez fue expedientado, si no por estas por manifestaciones parecidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación, Palleter. Un abrazo :D

      Eliminar

Me interesa tu opinión, gracias por tu comentario.